Caída de cabello, ¿Cuándo acudir al médico?

Los problemas de alopecias son bastante frecuentes en hombres y mujeres. De todas las alopecias la alopecia androgenética afecta a más del 50% de los hombres y quizá en la misma proporción a las mujeres por arriba de los 40 años.

Es una afectación que si bien no causa alguna discapacidad sí altera negativamente la autopercepción y la manera en que se interactúa con los demás; de tal modo que las personas afectadas buscan una solución inmediata utilizando muchas veces productos comerciales que ofrecen el milagro de detener la caída del cabello.

Algunas otras personas también llegan a utilizar remedios naturales como shampoo de chile, aloe vera, aceite de romero, claras de huevo, con la única intención de fortalecer sus cabellos y frenar tan detestable problema.

Tampoco es poco frecuente que en las barberías y en las estéticas se nos ofrezcan productos con ingredientes activos como el muy conocido minoxidil. Sin embargo, aquí es donde nos surgen dos preguntas, la primera de ellas es ¿dónde está la efectividad que prometen estos productos?

Para contestar estas interrogantes, es necesario abordar primeramente el tema del tratamiento con minoxidil. El minoxidil es un medicamento útil para el tratamiento de la alopecia androgenética en su versión tópica, es decir aplicada sobre las áreas afectadas.

El minoxidil ayuda por tener un efecto vasodilatador; esto es que aumenta el grosor de los vasos sanguíneos permitiendo un mayor aporte sanguíneo a los folículos, con lo que se espera un incremento en las fases de crecimiento del pelo.

Sin embargo, es necesario destacar que no todos los minoxidiles son iguales. En el terreno de los medicamentos el vehículo en el cual va la sustancia activa, en este caso minoxidil, es tan importante como la sustancia activa misma.

Muchas veces laboratorios dermatológicos han desarrollado presentaciones moleculares  tan pequeñas que no sólo se favorece el incremento de la absorción del minoxidil, sino que también se disminuyen los indeseables efectos adversos como la irritación.

especialista en cabello

Por otro lado, a pesar de que el minoxidil sea un fármaco aprobado para el tratamiento de la pérdida del cabello, sólo el 40% de los pacientes llegan a presentar buena respuesta, lo que significa que más de la mitad de los pacientes tendrá un cuadro de alopecia más intenso que requerirá de otro tipo de intervenciones las cuales tendrán que ser indicadas por un médico especialista en cabello.

Otro aspecto que puede afectar la respuesta al tratamiento con minoxidil es la coexistencia de otro tipo de alopecia, ya que no es poco frecuente que pacientes presenten dos enfermedades que provoquen pérdida de cabello.

Estos son los casos donde una revisión médica es sumamente importante, ya que en muchas ocasiones se deja pasar tiempo valioso para la realización de un diagnóstico correcto y así poder iniciar un tratamiento adecuado.

Es por ello que nosotros te invitamos a que en caso de percibir algún problema de caída de cabello acudas siempre a revisión con un especialista en cabello, ya que sólo así garantizarás la utilización correcta de tu tiempo en problemas que muy seguramente tienen una solución.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!