Actualmente, existe una variedad tan amplia de productos para la limpieza y el cuidado del cabello que más de uno de nosotros nos quedamos varios minutos comparando entre marcas de champús, cremas peinadoras, fijadores, ceras y demás artículos por el estilo cuando vamos a hacer las compras.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!

Sin embargo, no todos poseen las características que nuestro cabello necesita en particular, sobre todo si padecemos de caída, caspa o exceso de grasa, situaciones en las que un buen champú podría marcar una gran diferencia.

Aunado a ello, existen diversos mitos de cómo cuidar el cabello que se encuentran muy difundidos pero que en realidad no tienen ningún fundamento y sólo logran confundirnos acerca de lo que debemos o no hacer para tener una melena de portada de revista.

Pensando en todo esto, en esta ocasión te damos cuatro recomendaciones para que mantengas tu cabello limpio y sano y seas la envidia de todas tus amistades.

  1. Lava tu cabello diariamente

Aunque existe la creencia de que el lavado diario maltrata el cabello, lo cierto es que, al igual que el resto de nuestro cuerpo, requiere ser aseado cada día para evitar que se acumulen suciedades provenientes del entorno, productos de modelado, sudor y grasa corporales, etcétera, que a la larga pueden acarrearte enfermedades del cuero cabelludo y debilitar tu melena, sin contar que le dan un mal aspecto y olor. Si cepillas tus dientes y te bañas diario para estar fresco y limpio, ¿por qué no hacer esto mismo con tu cabello?

  1. Utiliza los productos adecuados

En caso de caspa o exceso de grasa, es recomendable que utilices champús con acción antiseborreica para mitigar estas condiciones, así como alguno antifúngico para evitar el desarrollo de hongos en el cuero cabelludo. No obstante, recuerda que la cantidad de sebo que produces se relaciona con factores genéticos, el sexo y la edad, el estrés y la exposición a sustancias agresivas, por lo que el empleo de productos para este fin son sólo una parte de la solución, que en algunos casos precisa del diagnóstico de un dermatólogo o de un experto en salud capilar.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!

  1. No te dejes engañar por falsos remedios caseros

Recientemente, se ha popularizado la idea de que mezclas de agua con sustancias como el vinagre y el bicarbonato son alternativas naturales a las que puedes recurrir en lugar del champú, sin embargo, no hay ninguna prueba científica que avale estas suposiciones, mientras que sí existe la certeza de que se trata de compuestos con un potencial de hidrogeniones extremo que pueden ocasionar dermatitis, comezón y seborrea, además de que tornan el cabello frágil y quebradizo. Optar por champús suaves con un pH neutro es lo adecuado.

  1. Los productos milagro no funcionan contra la alopecia

Ningún producto de higiene personal tiene la capacidad de frenar la caída del cabello por sí mismo, por lo que en estos casos es mejor acudir con expertos para que puedan diagnosticar tu condición en específico y brindarte la mejor solución posible.

En DHI somos especialistas en salud capilar y podemos ofrecerte distintos tratamientos para luchar contra la alopecia. Conócenos y solicita una cita de valoración sin costo.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!