Gracias al creciente número de hombres y mujeres interesados en realizarse un injerto capilar, muchas clínicas, técnicos e inclusive enfermeros han comenzado a ofrecer este tipo de procedimientos en sus instalaciones. Lastimosamente, con el afán de aumentar sus ventas, muchos de ellos han descuidado una parte fundamental: la salud del paciente.

Si bien el injerto de cabello es un procedimiento estético ambulatorio muy seguro y poco invasivo, es importante salvaguardar en todo momento el bienestar del paciente y del personal medico que participa en el proceso. Estos cuidados comienzan desde la historia clínica durante la consulta inicial, continúan en la fase preoperatoria que regularmente se efectúa desde una semana antes del procedimiento y culminan con los cuidados postoperatorios.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!

Las medidas preoperatorias que seguimos en DHI México son las siguientes:

  • Historia clínica: es importante que el médico conozca el historial del paciente y saber si padece alguna enfermedad crónica relevante, como pueden ser diabetes, hipertensión, padecimientos dermatológicos que comprometan el área donadora y/o receptora de cabello, y aquellas de orden sistémico como VIH y hepatitis. Aunque son raras las patologías o alergias que están tajantemente contraindicadas para realizar un injerto de pelo, es conveniente tener en cuenta estas condiciones para tomar las medidas adecuadas que se reflejarán tanto en seguridad como en efectividad.
  • Análisis de sangre: con el fin de asegurar que el paciente este en buenas condiciones médicas para realizarse el procedimiento, es de vital importancia hacer estos estudios, ya que le ayudan al médico a tomar ciertas precauciones, en caso de haberlas.
  • Evitar consumo de alcohol y tabaco: ambas sustancias afectan al sistema inmune, cardiovascular y nervioso, por lo cual es preferible que no se consuman desde una semana antes de que se efectúe el tratamiento.
  • Control de medicamentos: cápsulas de vitaminas y analgésicos comunes como la aspirina no deben ser ingeridos durante al menos siete días previos al procedimiento, ya que su presencia en el organismo puede originar eventos inesperados en la coagulación del paciente o mala respuesta al tratamiento. Por otra parte, aquellas personas que se mediquen para la hipertensión, diabetes, problemas cardiacos y psiquiátricos, entre otros, podrán seguir consumiéndolos como de costumbre, aunque el especialista hará las aclaraciones pertinentes en cada caso.
  • Dormir bien y con un desayuno ligero: al igual que en diversas intervenciones quirúrgicas, aun cuando son mínimamente invasivas, lo mejor es tomar un desayuno ligero (fruta, licuado, etcétera) y estar bien descansado.
  • Vestir ropa cómoda y camisa de botones: aunque se trata de un procedimiento ambulatorio, es conveniente que el paciente vaya con alguien o sea recogido al final para evitar posibles accidentes derivados de la somnolencia que puede presentar al término de la intervención. Llevar prendas holgadas también es recomendable, ya que, al cambiarse la ropa de hospital por la de calle, puede lastimarse si ésta última es muy ceñida.

En DHI contamos con un equipo de profesionales en injerto de cabello con el que puedes tener siempre la certeza de estar seguro antes, durante y después de tu tratamiento. Contáctanos y agenda una cita de evaluación.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!