Todos sabemos los efectos adversos que la contaminación del aire ocasiona a la salud, sin embargo, son menos conocidos los daños que origina en el cabello, pues la mayoría de los estudios se han centrado en el menoscabo que provocan las partículas nocivas del ambiente a nivel pulmonar y cardiaco, además de su influencia en el desarrollo de distintos tipos de cáncer.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!
 

Por este motivo, las recientes investigaciones del Future Science Research Centre de la República de Corea han llamado la atención de científicos y médicos especializados en dermatología y tricología, pues han demostrado que el cabello se ve afectado en buena medida ante la alta exposición de concentraciones de PM10 y demás partículas presentes en la atmósfera por la combustión de diésel y otros hidrocarburos.

¿Cómo daña la contaminación al cabello?

En octubre del año pasado, los científicos coreanos expusieron los resultados de su investigación en el marco del 28º Congreso Europeo de Dermatología y Venereología de Madrid, en donde explicaron cómo los contaminantes atmosféricos obstaculizan el crecimiento capilar.

El experimento consistió en exponer células de cuero cabelludo humano a concentraciones de partículas de diésel y PM10, que no son otra cosa que pequeños agentes contaminantes en estado sólido y líquido con un diámetro no mayor a las 10 micras.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!
 

Luego de mantener las células humanas en contacto con diferentes grados de concentración de estas sustancias por un lapso de 24 horas, los investigadores asiáticos pudieron observar bajas significativas en varias proteínas que juegan un papel importante en la forma, crecimiento y retención capilar, concluyendo que entre mayor es la exposición a los contaminantes, más se ven afectados estos nutrientes naturales del organismo.

Las proteínas inhibidas a causa de la contaminación atmosférica son la catenina beta y las ciclinas D, E y CDK2, y su disminución en la papila dérmica del folículo humano ocasionan la caída del cabello, lo que puede ser un problema mayor para aquellas personas con predisposición genética hacia la alopecia.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Ante la pérdida prematura o repentina de la densidad capilar, lo mejor es no recurrir a productos milagro y acudir con expertos en restauración de cabello para recibir un tratamiento especializado y acorde a las necesidades particulares de cada paciente.

No obstante, podemos afirmar que la bioestimulación capilar es de gran ayuda básicamente para cualquier tipo de alopecia, pues fortalece el cabello ante la falta de nutrientes administrando factores de crecimiento que superan hasta en cinco veces los que podemos encontrar en una célula normal del organismo.

En DHI nos especializamos en este y otros tratamientos de injerto de cabello para solucionar diversos problemas de calvicie. Llámanos y agenda una cita de valoración sin costo.