Uno de los problemas más comunes de todas las nuevas mamás es que tan sólo unos días después del parto su cabello empieza a caerse o a perder ese brillo y vitalidad que tenía durante el embarazo. Sin embargo, con algunos cuidados especiales puedes aminorar esta condición natural; te decimos cómo.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!

¿Por qué se cae más el cabello después del embarazo?

Al estar encinta, la producción de estrógeno en el organismo alcanza niveles mayores debido a que esta hormona femenina ayuda al crecimiento de la placenta y el ablandamiento de los músculos abdominales y pélvicos, además de que favorece el aumento del volumen del pecho y la producción de leche materna.

A estos efectos, se suman otros de carácter secundario, como la humectación y fortalecimiento de la piel y el cabello, que durante el embarazo suelen notarse con más brillo y vitalidad gracias a la acción del estrógeno en el organismo.

En el caso específico del cabello, lo que hace la hormona es mantener el ciclo capilar en su fase anágena, lo que significa que la actividad celular de la mayor parte de los folículos es muy activa, favoreciendo un crecimiento constante.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!

Sin embargo, luego del alumbramiento los niveles de estrógeno regresan a la normalidad, lo que repercute negativamente en la salud del cabello, que tiende a volverse débil, opaco, quebradizo y, finalmente, a desprenderse.

¿Cómo puedo mantener mi cabello sano y fuerte si acabo de ser mamá?

Aunque se trata de una situación pasajera que no dura más de tres semanas hasta que el cabello deja de caerse en gran cantidad, puedes procurar que el impacto del cambio hormonal sea menor con tan sólo seguir estos consejos básicos:

  1. Aliméntate bien: una dieta rica en vitamina B, Omega 3 y minerales darán a tu cabello la fuerza que necesita para adaptarse al cambio que experimenta tu organismo en el puerperio (periodo post-parto). Estos nutrientes puedes encontrarlos en frutas, verduras, lácteos, cereales como la avena y leguminosas, además de carnes magras de pollo, pescado y cordero.
  2. No te estreses y mejora tus hábitos: tras el parto, es frecuente que varias mujeres se sientan decaídas e incluso muestren signos de depresión y ansiedad. Para evitar esto, lo mejor es que realices ejercicio y descanses bien, además de buscar el apoyo de tus seres queridos para que el periodo de maternidad sea una bella experiencia y no un sufrimiento.
  3. Consiente a tu cabello con masajes y productos capilares neutros: lava tu cabello con champú de bebé o productos no agresivos y, mientras lo haces, masajea suavemente tu cuero cabelludo para estimular la circulación sanguínea en esta zona y favorecer la absorción de nutrientes por parte de los bulbos capilares.
  4. Busca ayuda de los expertos: especialistas en tricología podrán orientarte acerca de los tratamientos adecuados para ti sin afectar tu salud ni interferir con la etapa de lactancia. En este sentido, la Bioestimulación Capilar es una excelente alternativa gracias a que es un método que utiliza los mismos factores de crecimiento que tienes en tu sangre, la cual se te retira previamente para crear un concentrado rico en plaquetas y otros nutrientes.

En la Clínica Capilar DHI somos expertos en salud capilar y podemos ayudarte a resolver tu problema de alopecia post parto. Haz hoy una cita con nosotros y luce espectacular este mes de las madres.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!