La alopecia androgenética también conocida como calvicie común es la forma más frecuente de pérdida del cabello. Es determinada genéticamente, es decir que la herencia es crucial para que se presente el cuadro y básicamente es causada por la acción de una hormona llamada dihidrotestosterona la cual actúa a nivel del folículo piloso provocando disminución de la actividad celular lo cual se refleja en una reducción tanto del crecimiento del pelo como del tamaño del mismo. La hormona dihidrotestosterona proviene de la testosterona gracias a una enzima encargada de esta conversión y la cual se llama alfa reductasa II. La calvicie afecta principalmente a hombres, sin embargo las mujeres también pueden estar afectadas. Generalmente comienza a partir de los 25 años de edad pero también puede presentarse después de iniciada la pubertad y cuando sucede en varones antes de los 20 años de edad en los hombres puede ser un marcador de problemas prostáticos en la vida adulta.

La calvicie juega un papel importante en la auto percepción de cada individuo por lo que puede afectar la calidad de vida, llevando a los pacientes a la búsqueda de tratamientos diversos los cuales muchas veces no ofrecen un beneficio por lo que terminan siendo una pérdida de tiempo y dinero. El tratamiento médico para la calvicie consiste en dos pasos.

El primero de ellos es común para hombres y mujeres y consiste en la aplicación de una loción con minoxidil la cual debe aplicarse mañana y noche con valoración de la respuesta a los 6 meses de uso, encontrando buena respuesta hasta en un 40% de los pacientes varones. En los pacientes masculios en los que este tratamiento es ineficaz pasamos entonces a tratamientos sistémicos con finasterida la cual es un inhibidor de la enzima alfa reducatasa II por lo que ayuda a disminuir los niveles de dihidrotestosterona, hormona como ya mencionamos responsable de la pérdida del cabello. Este medicamento suele ser muy efectivo sin embargo es importante mencionar que puede acompañarse de efectos adversos como cualquier otro medicamento, por lo que el inicio de este tratamiento debe realizarse en pacientes seleccionados.

En el caso de las mujeres el tratamiento sistémico consiste en el uso de antiandrógenos los cuales son fármacos capaces de inhibir la acción de las hormonas masculinas en la mujer.    Cuando hay buena respuesta ya sea al tratamiento tópico o sistémico es importante saber que sólo se mantendrá esta respuesta mientras se esté bajo tratamiento, por lo que siempre recalcamos que el tratamiento es de uso contínuo, ya que actualmente no hay un tratamiento definitivo para la calvicie.

Además del tratamiento médico, en pacientes seleccionados se puede ofrecer una modalidad quirúrgica consistente en transplante de pelo la cual muestra resultados permanentes muy satisfactorios. El trasplante de cabello es un procedimiento mínimamente invasivo el cual se realiza bajo anestesia local y consiste en la separación y extracción de cabellos de la parte posterior de la cabeza y su posterior implantación en las áreas afectadas donde continuarán con un crecimiento normal permitiendo revertir el grado de alopecia. Los cabellos son tomados de la región de la nuca  porque estos cabellos presentan mayor resistencia a la caída y tienen la característica de mantenerse a lo largo de toda la vida.