En la actualidad, existen pocos tratamientos realmente efectivos contra la calvicie común, sin embargo, lo que si podemos encontrar es una enorme cantidad de remedios caseros y productos milagro que poco o nada hacen para reducir la caída de cabello. Uno de los mitos más populares al respecto es el de afeitarse para lograr mayor fortaleza capilar.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!
 

¿Por qué se dice que afeitarse ayuda a que crezca mejor el cabello?

Aunque no se sabe exactamente cuándo fue que se produjo esta creencia falsa, podemos afirmar que se encuentra muy arraigada dentro de la cultura popular, pues muchos son los que aconsejan afeitarse para tener una barba más poblada, rapar a los bebés para que su cabello engrose o evitar utilizar cuchilla para depilarse las piernas, ya que supuestamente el vello volvería más oscuro y espeso.

No obstante, ninguna de estas afirmaciones cuenta con fundamentos científicos y desde principios del siglo pasado se han realizado experimentos para comprobarlo, por lo que cabe preguntarse por qué persisten estas creencias.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!
 

La respuesta a esta interrogante se encuentra en una mera ilusión óptica, puesto que la base del cabello es, efectivamente, más gruesa y oscura que las puntas, que es lo que más percibimos cuando crece. En pocas palabras, el grosor, tonalidad y volumen siguen siendo los mismos de siempre, sólo que son más notorios o aparentan ser mayores debido a que ya no está presente toda la melena.

Más allá del mito, afeitarse puede favorecer el avance de la calvicie

Por otra parte, y aunque raparse no significa ningún daño directo al folículo capilar, puede ocurrir que con el afeitado se irrite el cuero cabelludo, provocando daños en la piel que afecten el crecimiento del cabello.

Esto sucede porque al someter a esta piel tan sensible al constante roce de cuchillas y rasuradoras se fomenta su endurecimiento y se crea una estructura celular similar a la de un callo, lo que puede incluso dañar los nervios y folículos de la zona provocando que el cabello crezca menos o más delgado.

En el caso de las personas que padecen de alopecia androgénica, este último punto es de especial relevancia, ya que varios de ellos caen en la desesperación de recurrir a la rasuradora para ver si el cabello vuelve a crecerles con mayor fuerza sin saber que podrían estar fomentando que su proceso de calvicie sea más rápido o notorio.

En DHI te ofrecemos tratamientos efectivos realizados por especialistas en restauración capilar con los que podrás recuperar tu cabellera y apariencia de siempre. Somos expertos en bioestimulación capilar para frenar la caída y en trasplante de cabello para volver a poblar zonas calvas de forma natural a través de procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos.

Conócenos y déjate sorprender por nuestros resultados. Agenda hoy una cita de valoración sin costo y permítenos ayudarte.