Como bien todos sabemos, cuando queremos adquirir cualquier producto o servicio de gran calidad, difícilmente podremos encontrarlo a un precio bajo, y en lo que toca a los trasplantes de cabello esto no es una excepción.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!

Así, siguiendo el viejo dicho popular que dicta que “lo barato sale caro”, hablaremos en esta ocasión acerca de los implantes low cost que diversas clínicas supuestamente especializadas en tratamientos capilares ofrecen a sus clientes, aunque sin cumplir con la experiencia, certificación o instrumentación necesarias para ello.

Y es que los problemas derivados de un mal trasplante pueden ser inclusive más costosos que la intervención misma, pues no sólo la efectividad del injerto se ve afectada, sino que también se presentan diversos problemas de salud del cuero cabelludo y otros más de orden estético.

Por estos motivos, aquí te presentamos las principales consecuencias adversas que puedes padecer por no ponerte en manos de un profesional a la hora de hacerte un injerto de cabello.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!

  1. Infecciones: si bien el desarrollo de foliculitis es algo relativamente normal después de todo trasplante de cabello, la falta de seguimiento por parte de gente inexperta puede derivar en un gran avance de esta condición y graves infecciones que requerirán de horas en el quirófano para poder ser remediadas.
  2. Daños en el cuero cabelludo: de la mano del caso anterior, se encuentran las laceraciones y daños en la piel del cráneo que, además de provocar infección, sanarán dejando cicatrices en las que el cabello no podrá crecer más. Esto puede suceder tanto en el área donadora de cabello como en la receptora.
  3. Apariencia artificial: los médicos certificados cuidan cada detalle para que la línea del cabello y la orientación de cada folículo implantado sea la correcta, logrando que el crecimiento posterior a la recuperación sea satisfactorio y se vea natural. Alguien no capacitado, en cambio, pasará por alto estas cuestiones y caerá en errores como hacer líneas de crecimiento rectas e implantar más cabello en unas zonas que en otras.
  4. Regiones calvas y poca densidad capilar: el mal manejo de los folículos extraídos e implantados reduce su supervivencia luego del procedimiento, por lo que muchos pacientes que escatiman en los gastos de su intervención se ven finalmente frustrados por malos resultados que apenas si logran cubrir su calvicie.

Al respecto de todo esto, la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración del Cabello (ISHRS, por sus siglas en inglés) recomienda acudir con médicos especialistas y no dejarse guiar por el precio, aseverando que alrededor de 77.5% de sus miembros reciben pacientes que han sido mal intervenidos.

En DHI contamos con expertos certificados por la ISHRS y múltiples organizaciones de salud y restauración capilar. Nuestra amplia trayectoria y resultados avalan la calidad de nuestros servicios. Contáctanos y dile adiós a la calvicie de manera segura y efectiva.

Solicita una consulta para diagnóstico ¡Gratuito!